Blogia
INSTITUTO DE LOS ANDES

MODERNA PRODUCTIVIDAD

Más y más empleados eligen usar sus propios teléfonos celulares o computadoras portátiles antes que los provistos por sus compañías.

Al menos en un aspecto, es algo positivo, de acuerdo con un trabajo de la consultora YouGov, encargado por la empresa Citrix.

YouGov entrevistó a ejecutivos de pequeñas y medianas empresas en el Reino Unido, Francia y Alemania (la base total de encuestados fue de casi 700 personas, aunque no todos contestaron a todas las preguntas).

Casi 370 sí respondieron a la pregunta acerca de cuánto creían que el uso de dispositivos personales en el trabajo había incrementado la productividad; más de la mitad dijo que había aumentado la productividad en alguna medida y un 8% aseguró que había crecido un 30%.

 

Los empleados que más se inclinan por utilizar sus propios dispositivos pertenecen a las áreas de ventas, sistemas y gerencia; los que menos son los de recursos humanos y finanzas.

Vida profesional y vida privada - ¿Pero por qué lo prefieren? Más que nada (el 67% pertenece a este grupo) es porque les resulta más cómodo combinar en un mismo aparato sus actividades profesionales y privadas, aunque entre otras respuestas también se destaca el hecho de que la interfaz y apariencia de sus teléfonos y computadoras les resultan más agradables y el hecho de que sienten que les da más flexibilidad.

Andrew Millard, de Citrix, señala que los propios empleados están pidiendo que se les permita usar sus dispositivos.

"En los últimos años las pequeñas empresas, especialmente, sienten presión a nivel comercial, de regulación y ambiental para permitir que sus empleados tengan una mayor movilidad", dijo.

"Ahora los empleados mismos han sumado su peso a esta demanda de cambio, en función de su deseo de utilizar sofisticados dispositivos personales en el ambiente de trabajo".

Seguridad - Pero el hecho de que los teléfonos, computadoras y tabletas no estén homologados por los departamentos de seguridad informática de las empresas es el hecho que más resistencia genera a la hora de ceder a estos pedidos.

Uno de los riesgos principales es la fuga de información, le dijo a BBC Mundo Daniel Monastersky, del sitio especializado en seguridad de la información "Identidad Robada".

"Se sabe que el 85% de los robos de información que hay en las empresas son cometidos por los propios empleados", dijo.

"Son personas que lucran con los datos a los que tienen acceso en el trabajo, y permitirles utilizar sus propios dispositivos aumentaría las posibilidades de eludir el control interno y las medidas de seguridad que tenga la compañía".

¿Entonces, debería prohibirse el uso de teléfonos y computadoras propias? Monastersky cree que no, pero con salvedades.

Cree que debe haber "concientización, educación y políticas claras respecto al uso de los dispositivos personales y demás herramientas informáticas de la y en la empresa". BBC.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres